El baustimo

Creemos que el bautismo de los creyentes en obediencia al mandato de Cristo es un testimonio de la aceptación de Jesucristo como Salvador y Señor.

Creemos que el creyente debe ser bautizado por inmersión, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, como un símbolo de la muerte al pecado y del nuevo nacimiento para una nueva vida en Cristo.