QUE HACEMOS

El modelo de nuestros servicios de reunión tiene como fin mantener la comunión tanto fraternal como doctrinal. Aunque su orden puede variar para quebrar de alguna forma la frialdad y formalidad, el objetivo es generar un espacio cálido, ordenado y abierto:

Antes de comenzar, nos saludamos todos fraternalmente y recibimos a las visitas haciéndolas sentir como en su hogar.

Luego nos sentamos y se da la palabra de algún miembro que desee compartir alguna experiencia de la semana que edifique a la congregación y que glorifique al Señor Jesús.

 

Él siempre está actuando en nuestras vidas y de una u otra forma se manifiesta cada día. Es bueno recordarlo y compartirlo entre todos a la luz de la biblia.

Luego de esto, alzamos canticos de alabanza en donde la letra exalte a Cristo y su contenido este en sintonía con su palabra, libres de alabar a Él siempre.

La oración es fundamental, lo que nos lleva a preparar nuestros corazones para sacar el máximo provecho a este momento de comunión y poder salir cargados de fuerzas en Jesús. Por tanto,  levantamos oración a nuestro Dios, agradeciendo y pidiéndole dirección en el estudio y la porción de la palabra como también, que nos mantenga bajo su soberanía y cuidado.

Todas las semanas compartimos un estudio bíblico que consta de un material impreso, direccionado en algún tema bíblico. En la semana se estudia personalmente y el día sábado se comparte en la congregación con comentarios de todos, siempre sostenidos en el mensaje bíblico. Esto tiene como propósito que todo miembro de la congregación aprenda lo máximo de la escritura, para que así sea de ayuda junto a la oración y llegue a una relación más cercana con el Señor. Al mismo tiempo cada uno se asegura que la enseñanza fue clara para poder predicarla y enseñarla a los demás con libertad.

Hay un director de escuela bíblica que se elige previamente y es quien expone este estudio, y en conjunto, estudiamos la palabra de Dios, fortaleciéndonos mutuamente.

Luego se pasa a un momento de oración con peticiones especiales para interceder los unos por los otros y se pide en forma especial por el expositor bíblico quien predicará el mensaje bíblico.

La predicación expositiva es pieza fundamental en nuestra congregación. El expositor predica de un trozo de las escrituras, explica el contexto histórico del texto, muestra a Cristo en el texto y también se evidencia toda la aplicación actual que puede contraer esa palabra. El propósito es no descontextualizar el mensaje y alterarlo al beneficio del predicador, sino más bien, someternos al verdadero mensaje y desechar toda doctrina no bíblica. De este modo el oyente puede irse lleno del poder de las escrituras, de la palabra de Dios, en forma correcta; y que puede aprender de ella en forma clara lo que el espíritu de Dios entrega.

Al finalizar la predicación, cantamos unas alabanzas. Y termina la reunión con una oportunidad para dar ofrendas y diezmos, cada quien como propuso en su corazón alegremente, no obligado.

Los sobres son en blanco para anonimato en el caso de los diezmos. Con esto sustentamos gastos comunes a la iglesia.

Se hace una oración final por los hermanos incluyendo el uso de la ofrenda y nos despedimos hasta congregarnos de nuevo.

Entregamos los avisos semanales y se comparte un refrigerio para generar cercanía y hermandad.

Nuestra finalidad es romper barreras de religiosidad y llevar verdadera palabra de Dios a nuestros corazones. Lo invitamos cordialmente a compartir con nosotros palabra de Dios en la ciudad de:

 

En la Ciudad de La unión, Calle Esmeralda # 874 ,a 150 metros de la Plaza central.

Reuniones sábados 15.30  y miércoles 19.30 

 

En la Ciudad de Valdivia , Calle Santiago Bueras 1822 A , a 140 metros aprox. de Plazuela Berlin.

Reuniones: sábados 10.30 de la Mañana

 

Que la gracia del señor Jesucristo, el amor de Dios, y la comunión del Espíritu de Dios sea con cada uno de nosotros. 2 Co 13:14